Jung y el pensamiento new age

  • por
Jung

Jung y el pensamiento new age

 

Hay una frase del gran psiquiatra y psicólogo Carl Jung que dice que “Yo no soy lo que me sucedió. Soy lo que elegí ser”. Suena muy bien. Positivo, nada victimista,  dueño del propio destino. Y muy bien podría ser el título de algún libro de autoayuda new age. Pero también se puede interpretar desde varios puntos de vista. Uno es el que defiende la idea de que uno elige qué o quién es, en qué tipo de persona se convierte, qué cualidades o grado de conciencia tiene uno.

 

El secreto

Desde algunos libros de autoayuda y new age se dice: “Piensa (tal) y eso atraerás…” en la línea de la película “El secreto” y las leyes de la atracción. Si piensas fuertemente en que serás millonario (que es un ejemplo que se suele poner) el universo conspirará para que lo consigas. O sea que si pasas apuros económicos o no te va bien en el amor es porque no estás pensando o deseando correctamente.

Pero esa es también una forma de culpabilizar a la gente que no lleva la vida que quiere, como por el hecho mágico de no haberlo deseado “bien”.

 

Viendo desde otro punto de vista, también existen los autosabotajes, las creencias limitantes, personas que creen no merecer algo y eso sí supone una barrera para
que lo logren… Y también es posible que, aunque no se alcance tal cosa por “pensamiento mágico” sí hay una energía que se pone en movimiento que puede favorecer el logro. O no. Pero aunque de eso no dependerá que seas millonario o un genio de la física, seguramente sí servirá para tener mejor predisposición y actitud para confiar en tus cualidades, para relacionarte socialmente…

Para no autosabotearte.

 

Se puede entender también como una forma de responsabilizar a la persona, uno no es lo que le sucede, es mucho más.

Y lo que me sucedió fue así porque no pudo ser de otra manera. Hice lo mejor que pude o supe. Y la próxima vez podré intentar hacerlo diferente si es necesario.

Pensando así se impide adoptar el papel de víctima y favorece la voluntad de vivir cada experiencia como un aprendizaje y no sólo como un padecimiento.
Hacer un análisis más objetivo de lo pasado y no verse zarandeado por la vida.

 

El poder de la aceptación

También sabía de la importancia de la aceptación: “lo que niegas te somete, lo que
aceptas te transforma”. Era la aceptación positiva (no resignación) del hinduismo y budismo que tanto influyó en su pensamiento. El poder de saber aceptar aquello que ya nos pasó. Y la persona que ahora somos. Algunas cosas cambiarán por sí
solas, o con voluntad las podremos cambiar, pero otras no. Ser consciente de eso es una ventaja y una liberación. Y aunque no hayamos elegido quién somos, como dice alguna literatura de autoayuda new age (y cierta psicología) sí podemos mirar hacia atrás con más aceptación, dejando de victimizarnos y viendo las cosas con más perspectiva.

 

El inconsciente y el destino

Para Jung el tema del destino y lo que la persona llega a ser es recurrrente en su obra, el proceso de individuación: cada persona es única y su destino también, ha de vivir su propia vida y no la de otros. Sus teorías  las hizo prácticas con la psicología analítica:

Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el
subconsciente dirigirá tu vida, y tú le llamarás destino”

 

Jung, le dio un papel principal al inconsciente en la forma en que nos conducimos en la vida (aunque con una visión mucho más positiva y dinámica que la de Freud) Y el hecho de tomar consciencia es la mejor forma de que haya coherencia entre lo que se siente, se piensa y se hace.

Suscríbete al blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *