La astenia primaveral

La astenia primaveral

 

 

Aunque se conoce más popularmente la astenia primaveral, puede aparecer en cualquier época del año. Es el término médico para definir el cansancio, con unos síntomas característicos. La palabra astenia viene del griego [a]  “carecer”, y sthénos: “fuerza” y puede llegar a ser una patología que dificulta la vida de la persona. También hay quien diferencia distintos tipos como la neurastenia,  asociada a un trastorno neurótico y la psicastenia, más asociada a la psicopatología, depresión, obsesiones, fobias.

Causas de la astenia

Puede aparecer en casos de anemia, hipotiroidismo, miopatías, déficit de potasio, con la toma de algunos fármacos, por tóxicos como el cadmio, por alteración hormonal, etc ..y también con la llegada de la primavera.
Algunas personas ya notan lo que conocemos como astenia primaveral. Se manifiesta de forma característica en estos días: se nota más por las mañanas y al atardecer.  También puede agravarse al haber hecho un esfuerzo físico excesivo. Aunque habitualmente lo hiciesemos, se puede sentir un cansancio mucho más intenso de lo habitual.

Síntomas

Puede haber una sensación general  de falta de energía, de agotamiento sin haber hecho un esfuerzo que lo justifique. Tambien afecta a las funciones mentales: a la capacidad de concentración, a la memoria, a la atención, ansiedad. También es común tener menos apetito, deseo sexual y trastornos del sueño. Un estado generalizado de apatía, melancolía, incluso sensación de irrealidad.

Se asocia a una desregulación de la función del hipotálamo que regula la temperatura,  el apetito y la sed, el sueño y la vigilia. Esta función puede verse alterada por los cambios en las horas de luz, el clima…

Así,  es bastante común que cuando viajamos a lugares con un clima distinto al que vivimos habitualmente, tengamos este tipo de síntomas. Y también esto sirve para reflexionar si el lugar en el que vivimos se adapta a nuestras preferencias naturales. Porque puede ser que esto influya en general en nuestro bienestar.

Hay personas que asocian un día nublado o frío con un ánimo más bajo. A mí me encantan y en cambio llevo peor el calor. Más allá de las preferencias naturales y del lugar donde vivamos, la astenia primaveral es bastante común. Y parece una paradoja, porque la llegada de la primavera se asocia al bienestar, a una temperatura suave y agradable, al optimismo, el florecimiento, la belleza.

Pero este año también se asocia al hecho de que se cumple un año que ha sido, en general, complicado. Y aunque lo hemos vivido de muy distintas formas, las restricciones que de alguna forma nos han llegado, también puede afectar al estado de ánimo. Y es normal, hasta cierto punto. Pero también se puede hacer algunas cosas para mejorar nuestro estado general.

¿Qué se puede hacer?

Obviamente, la primavera llega hagamos lo que hagamos. Y lo que conlleva, los cambios estacionales, las horas de luz, el clima, pero sí podemos cambiar algunos hábitos.
– Ejercicio. Moverse para descargar  tensiones.
– Respirar. Ejercicios de respiración. Si sabes cómo hacerlo, pranayama.
– Descansar bien, durmiendo, reposando.
– Y muy importante, alimentarse bien.Alimentos con vitamina C y D. Verduras, frutas,
Té verde, jengibre, alimentos que contengan hierro. Y alimentos que aumentan la dopamina y serotonina (huevos, platano, garbanzos, salmón, chocolate…)

Un buen paseo por la naturaleza, escuchar música, etc. Un  pasatiempo o hábito que realmente se disfrute.

Es importante tener en cuenta que suele durar entre unos días o unas 2 semanas. El cuerpo-mente se van adaptando. Es bueno poder compartirlo con personas que pasan por lo mismo. O consultar con un terapeuta.

 

Suscríbete al blog!

2 comentarios en «La astenia primaveral»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *